Espectaculos

Mientras Rubí presume en Face su abuela pasa hambre

Mientras Rubí presume en Face su abuela pasa hambre

Se trata de Demetria García Puente, una mujer de 97 años que fue entrevistada por un medio mexicano y donde luce agotada por el tiempo y el abandono en el que vive.

Pues, mientras en La Joya, San Luís Potosí, la familia vive con comodidades y Rubí se vuelve más famosa ahora en su carrera como cantante, parte de la familia vive muchas carencias.

Demetria sale a la calle a recolectar material de reciclaje para venderlo y de esta forma obtener dinero para comprar de comer.

Mientras la fama toca la vida de "la quinceañera más famosa de México", Rubí Ibarra, la abuela de ésta joven vive al día con su hijo Felipe, hermano de Crescencio, el padre de la muchachita que se volvió una celebridad después de que invitaran a todo el país a su fiesta de quince años. En la humilde casa, los cuartos carecen de puertas y, cuando hace mucho frío, colocan plásticos o cobijas para no padecerlo tanto.

Demetria está enferma y ya no puede moverse por sí sola, lo hace con la ayuda de su hijo Felipe, quien recientemente fue operado de cataratas, situación que le impide acercarse a la lumbre pero que él pasa por alto por la necesidad de cocinar algo para su madre.

Por su parte Rubí se encuentra preparando su nuevo sencillo llamado 'No quiero nada'.

Felipe aseguró que Crescencio no los visita y recordó que "nos enteramos por vecinos que en el mes de diciembre su nieta Rubí Ibarra cumplió XV años, no nos invitaron porque somos pobres". Mientras unos dice que ella tiene "la obligación moral" de mantener a la señora, otros señalan que de Rubí no depende el bienestar de la señora.

"La veo como si fuera mi hija, pero dentro de la pobreza que nos agobia, aunque me encuentro enfermo, temo que Dios me llame primero y mi madre quede en el desamparo".