Salud

La violenta agresión de los guardaespaldas del presidente turco a manifestantes estadounidenses

La violenta agresión de los guardaespaldas del presidente turco a manifestantes estadounidenses

Ayer se reunió con su colega turco, Recep Tayyip Erdogan, con quien trató de rebajar las tensiones y pronosticó que la relación entre ambos será "imbatible".

En diciembre pasado Brunson fue trasladado a una prisión, pese a que las autoridades no habían presentado una acusación formal contra él, añadió esa misma cadena.

Por su parte, Donald Trump se limitó a destacar la importancia de trabajar con Turquía en la lucha contra el Estado Islámico, no hizo ninguna referencia a su decisión de armar a las milicias kurdosirias y destacó la importancia de trabajar con Turquía en la lucha contra el Estado Islámico (EI), al que ambos combaten juntos en Irak y Siria bajo la coalición internacional liderada por Washington. Varios analistas que siguen de cerca la relación entre Estados Unidos y Turquía opinaron que, si Erdogan no lograba convencer a Trump de que se echara atrás en su apoyo militar a las milicias kurdas, era probable que tratara de extraer algo a cambio. "Hemos tenido una gran relación y la haremos mejor aún", dijo Trump en una comparecencia conjunta.

"En el futuro de nuestra región no hay lugar para las organizaciones terroristas", comentó Erdogan, que habló a través de un intérprete.

Después de garantizar su control del país en un reciente referendo para ampliar sus poderes, Erdogan llegó a la capital estadounidense con una lista de quejas, como el apoyo de Estados Unidos a la milicia kurda en Siria o la protección que Washington garantiza a quien Ankara acusa de ser el gestor intelectual de un fracasado golpe de Estado.

Al principio, la agencias de noticias como EFE reportaron el incidente como enfrentamientos entre partidarios y opositores al presidente turco.

Erdogan también expresó a Trump durante su encuentro que Turquía actuaría "sin preguntar a nadie" si se produce algún tipo de ataque de las YPG. El Gobierno turco teme que ese armamento sofisticado termine en manos del PKK. La purga ha llevado a más de 50.000 arrestos y el estado de emergencia se ha prorrogado hasta este julio.

McGurk fue nombrado por el expresidente estadounidense Barack Obama y ha mantenido su cargo con la administración Trump.