Economia

El ciberataque es un llamado de atención a los gobiernos

El ciberataque es un llamado de atención a los gobiernos

Como la mayoría ya sabrá, hablamos del ataque global que comenzó el pasado viernes a través de una variante del troyano Wann Decryptor, el cual utiliza el esquema de cifrado AES-128 para secuestrar los archivos del disco duro de la víctima.

El temor se centraba particularmente en Asia, donde el viernes, a la hora en que se produjo el ataque, la actividad económica de la jornada había ya acabado.

Se responsabilizaba al grupo Shadow Brokers de la filtración de la herramienta robada a la NSA el año pasado.

Así, se pudo comprobar que "cientos de miles" de ordenadores chinos, en 30,000 instituciones, entre ellas ministerios, hospitales, universidades, y cajeros automáticos, habían sido infectados por el virus, informó el domingo por la noche la empresa de seguridad informática china Qihoo 360.

Mucho más en casos como el del Sistema Nacional de Salud de Reino Unido, que sigue operando con Windows XP, un sistema operativo que ya no recibe mantenimiento de Microsoft.

En una publicación emitida por el Presidente de Microsoft, Brad Smith, las causas de este estado de alarma tienen su origen desde agosto de 2016.

Para el ejecutivo de la empresa, el ciberataque representa un vínculo "imprevisto pero preocupante" entre las que consideró las dos amenazas más serias para la ciberseguridad: la actuación a nivel estatal y la actuación criminal organizada, según manifestó.

Microsoft ha trabajado duro estos años por mejorar la seguridad.

La firma de seguridad rusa señala que esta herramienta afecta archivos con extensiones comunes (.ppt, .doc, .docx, .xlsx, .sxi), pero también elementos multimedia, bases de datos, códigos de encriptación y archivos usados por diseñadores y fotógrafos (con extensiones.vsd, .odg, .raw, .nef, .svg, .psd).

Aquí hay un problema de fondo. Si no los encuentra, indicará que el equipo es vulnerable; si los encuentra, informará que el sistema está parcheado. Por ello, demandó a los gobernantes cambiar sus métodos para adherirse a las "mismas normas" que rigen el mundo físico.

"Los Gobiernos del mundo deberían tratar este ataque como un llamado de atención", escribió Smith en un blog sobre lo que se define como el mayor ataque de ransomware de todos los tiempos.

"Necesitamos que los gobiernos sean conscientes del daño a la población civil que proviene del acaparamiento de estas vulnerabilidades y del uso de 'exploits'", concluye.

Según los expertos en informática, el virus funciona en decenas de lenguas, lo que indicaría la voluntad de los hackers de atacar redes de todo el mundo.

A pesar de los parches creados para detener el ransomware, investigadores dicen que puede ser imposible detener nuevas oleadas de infecciones y hoy podríamos ver una segunda parte.