Deportes

Inglaterra quiere volver a la gloria en el Seis Naciones

Inglaterra quiere volver a la gloria en el Seis Naciones

Cada año, cuando el rigor del invierno se aleja y los días soleados y largos de la primavera empiezan a asomarse en el hemisferio Norte, las mejores selecciones de rugby de este lado del mundo se dan cita para el Seis Naciones, la manifestación más prestigiosa de este deporte después del Mundial.

 

La tradición de esta práctica deportiva de origen británico, que se ha propagado con creces en Francia y ahora está teniendo cierta difusión también en Italia, hace que este torneo sea muy competitivo y espectacular. La primera edición, que llevaba el nombre de ‘Home of Nations’, cambiaría definitivamente denominación en ‘Cinco Naciones’ en 1947 y veía enfrentarse las selecciones de Inglaterra, Escocia, Gales, Irlanda y Francia. Sin embargo, después de la petición de Italia, cuya escuela de rugby ha ido creciendo mucho últimamente, pasó a llamarse ‘Seis Naciones’, cuya edición de este año es la número 18.

 

En el Seis Naciones actual hasta ahora ha destacado la selección de Inglaterra, que domina la clasificación con 8 puntos tras dos victorias muy contundentes aunque ajustadas contra Francia y Gales, dos de los adversarios más temibles que afrontar ahora mismo. La selección que hace alarde del símbolo de la rosa roja en su límpida camiseta blanca quiere volver a recuperar el brillo perdido, ya que desde el año 2011 no consigue ganar el trofeo europeo y ahora, tras estos dos triunfos, tiene todas las de volver a levantar esta prestigiosa copa. Inglaterra, que sin embargo lleva treinta años sin hacerse con la cuchara de madera, es decir el ‘galardón’ al equipo peor clasificado al final del torneo, afrontará este domingo a Italia en Londres y, visto el nivel de los transalpinos, tiene todos los favores del pronóstico para poder encadenar la tercera victoria consecutiva y aumentar la distancia con Irlanda y Francia, que se enfrentarán el sábado en Dublín. Estas dos selecciones saben que no pueden cometer errores, ya que Irlanda tiene 6 puntos y Francia 5 y una derrota comprometería los sueños de gloria y la posibilidad de levantar la copa.

 

Ganar un Seis Naciones es también triunfar en estadios que vibran de emociones. Entre las estructuras pensadas expresamente para alojar los partidos de esta competición, como lo revela un estudio infográficos interactivos publicado por Bwin.es, el estadio de Twickenham, es decir el de Londres, no destaca como el más pasional. El premio a mejor estadio del Seis Naciones va al Principality Stadium de Cardiff, capital de Gales: esta instalación ha sido valorada como la más emotiva, donde el público es el más pasional y dónde las victorias se viven con mucha más intensidad. Y no es un caso que la victoria de Inglaterra en este estadio el pasado 11 de febrero haya sido muy intensa y celebrada por sus hinchas. Ganar por 19 a 16 en casa de uno de los principales rivales de siempre ha supuesto una hazaña para los chicos entrenados por el técnico australiano Eddie Jones, llamado expresamente para que la selección de ‘La Rosa’ consiguiera otra vez el título de campeón de esta competición tan especial. Y el estadio de la capital de Gales despunta como la estructura en la que se han decidido más campeonatos en toda la historia de este deporte.

 

La mística y la historia de este gran estadio son una de las razones principales que hacen que Inglaterra sea ahora la gran favorita en esta edición del Seis Naciones. Un país entero está esperando el momento en el que el capitán Dylan Hartely levante el trofeo al cielo. Y todo apunta a que eso pase después del penúltimo partido contra Escocia, en una Londres que celebrará por todo lo alto.